domingo, 7 de septiembre de 2014

Reunamos el poder del ambiente


En cada lugar, en cada terreno, en cada espacio, ya sea una casa, un campo, un piso, un centro comercial, ya sea un lugar apartado o lleno de ruido en la ciudad. Todo lugar tiene energía, esa energía la llamamos "poder". Para empezar la energía no se puede destruir, se puede aumentar, disminuir, transformar, pero nunca destruir.  Durante este tiempo, estuve indagando en lugares que hay por aquí por donde yo vivo, fui con mis amigos de astucia a un garaje abandonado, a un campo de cultivo, a un antiguo cementerio que ya no esta habitado, de todos ellos pude sacar energía, pude canalizarla y sentir lo que había en esos lugares, algunas cosas que sentí me gustaron más que otras, por ejemplo, cuando salía del garaje me sentía muy cansado, con ganas de tumbarme y no levantarme hasta el día siguiente, pero luego cuando caminaba por el campo de cultivo, sentía la vida misma, sentía como ese lugar gozaba de alegría, era un sitio muy trabajado y la tierra estaba agradecida por ello. De todo sitio se puede sacar energía y a lo que voy, si necesitamos por ejemplo la ayuda de un espíritu para un hechizo de curación "No hay mejor energía que realizar el hechizo junto a la tumba de una persona que en vida fue médico" Pero no nos olvidemos de pedirle permiso al espíritu y si este nos lo da y quiere ayudar, entonces una ofrenda tradicional, como tabaco, café o wiskey.

"Podemos aprovechar el poder de cada lugar para nuestros trabajos, simplemente hay que sentir e identificar la energía de cada lugar"