domingo, 27 de diciembre de 2015

El poder de volar de las brujas



Después de pensarlo mucho he decidido mojarme escribiendo este post. He leído bastante sobre el vuelo de los brujos y muchas leyendas sobre esta práctica. Podríamos decir que es una especie de viaje astral visto desde el punto de vista brujil y tradicional, con su toque ritual y su simbolismo, para empezar solo para los que no lo sepan (Los brujos no vuelan físicamente, si no espiritualmente) Es podría decirse lo que más a caracterizado a las brujas. Como practicante de brujería que soy me interesa mucho el tema y sobre todo llegar a experimentarlo algún día. Todavía trabajo para conseguirlo, desterrando mis miedos e inseguridades e intentando encontrar técnicas que me agraden para ayudar a realizar este magnífico viaje que puede ser una gran aventura o una terrible y traumatica experiencia. De los pocos brujos que me han explicado y dado parte de su experiencia, unos lo llaman cruzar el cerco e ir al otro lado, el mundo de los espíritus y donde habitan seres benéficos y maléficos, también allí se puede uno poner en contacto con sus antepasados y comunicarse con los muertos. Se puede recoger la sabiduría y volver con otra visión de las cosas e incluso afinar nuestros poderes mentales latentes y poco desarrollados, por motivo de abrir puertas en nuestra mente aún cerradas. También es una forma de profundizar en ti mismo y conocerte tal y como eres. Algunos lo usan como nuestros antepasados brujos que volaban al sabbat y cabalgaban en la noche a brazos del dios con cuernos o las hordas de perros fantasmales de mi querida Hecate. Uno de los mayores miedos que me produce el arte del vuelo del alma es perderme en algún mundo del que me sea difícil si no imposible volver... También reconozco el miedo a encontrar una parte de mi mismo que incluso pueda llegar a traumar mi cabeza, o descubrir cosas que deberían quedar en el misterio. Incluso he llegado a pensar un par de veces en la posibilidad de que nada de esto es real. Pero los cuatro principios lo dicen claramente "saber, querer, atreverse y guardar el secreto" Lo que me lleva a la conclusión de no hacer nada de lo que pueda arrepentirme. Vayamos por un momento a imaginar como sería el viaje... 

En ocasiones me lo imagino como un plano exacto al que ya conozco pero en el cual las cosas vibran más rápido, un lugar solitario en el que solo estás tu. Podría ser que nos unieramos a hordas de espíritus que susurran antiguos cantos (como una procesión camino al infierno) o un gran pasillo lleno de puertas y solo la puerta que te pertenece se abrirá. Demos un giro a esta historia y directos cojamos la escoba. Volemos hasta la parte práctica del vuelo. Lo primero que me pregunto a mi mismo es ¿Realmente para que me sirve? ¿Sirve de algo? ¿Debo de esperar algo del otro lado? ¿Volveré cambiado? ¿Me ocurrirá algo malo? Según mis fuentes todas estas preguntas tienen respuesta y son muy simples. El arte del vuelo es algo avanzado y complejo. Hace falta gran determinación y control del arte, es necesaria la parte ritual y por supuesto el uso de hierbas, conjuros, amuletos y demás métodos de protección de nuestro cuerpo para así garantizar el regreso al plano físico. Las brujas de antaño y pocas he conocido en la actualidad usaban el famoso ungüento de vuelo. Este ungüento contenía plantas con principios activos muy fuertes y son hierbas tradicionales en la brujería como la belladona, la mandrágora o el beleño. Corrían menos riesgo aplicándolo sobre la piel y estoy dispuesto a meter la mano en el fuego de que estos experimentos mortales se apropiaron de muchas almas de brujas que murieron en el intento. 

*ADVERTENCIA*
No intento incitar a nadie a usar estos venenos para usos ni médicos ni rituales. Forman parte de la brujería antigua y de una larga tradición procedente de las envenenadoras. Hay que tener un control de estos enteógenos y tener grandes conocimientos homeopáticos. No es un juego. Y como brujo que soy me veo obligado a decir que ni después de tantos años en la brujería me atrevería a cometer el error de poner a prueba estos  venenos de la naturaleza. Solo con la intermediación de alguien que realmente sepa lo que hace usaría estos tóxicos.

Otros métodos menos peligrosos son de gran ayuda para realizar el vuelo algunos de mis favoritos son cantar y bailar, las técnicas del viaje astral, la repetición de conjuros, las hierbas de baja toxicidad como el ajenjo, artemisa, laurel, milenrama... También el uso de talismanes cargados para este propósito y la predisposición al vuelo con actos rituales como meditar e invocar a nuestros espíritus para que nos ayuden a conseguirlo. Después de todo lo dicho, os repito que dentro de mis prácticas de brujería tradicional estoy empezando con la práctica del vuelo, una práctica que me está llevando mucho tiempo pero la constancia y la voluntad y la ayuda de mis espíritus, al final conseguiré lo que me propongo.

Un saludo a todos y os deseo grandes experiencias a lomos de la noche. Benditas sean las brujas de antaño.

5 comentarios:

  1. Hola saludos Stefan. Muy interesante. Si los viajes astrales o volar si que cuestan esfuerzo, me ha sucedido solo 2 veces pero la última experiencia no me fue muy grata. He estado investigando más y tal vez ha sido ese temor lo que le ha dicho a mi psiquis que espere. Pero también sigo varias técnicas. Que bueno que estás en el blog y en tu canal, sigue adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradecen tus palabras, pues si la verdad que es algo complicado, no es imprescindible por lo menos para mi. Pues sigue adelante con tus prácticas y no te desanimes. Un saludo

      Eliminar
  2. Gracias Stefan por tu claridad en lo que explicas ,me gusta mucho tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué Lavender Hedge, siempre es un gusto aportar a otras brujas con mi granito de magia :) Saludos!

      Eliminar
    2. No hay de qué Lavender Hedge, siempre es un gusto aportar a otras brujas con mi granito de magia :) Saludos!

      Eliminar