viernes, 1 de enero de 2016

Brujería y Muñecos Vudú

Es un tipo de magia que me fascina. La práctica de los muñecos para transmitir nuestro hechizo a la persona que va dirigido no sólo es algo antiguo y fuerte. Si no que creamos un vinculo de energía con el muñeco y la persona. La mala fama de los muñecos vudú los han categorizado en la magia negra, lo cuál es incierto. Ya que se pueden usar para curar a alguien, aunque también como potente medio para maldecir gravemente a alguien. Los muñecos actúan con la magia por contagio, un hechizo indirecto que incluye los elementos vinculantes pertenecientes a la persona tales cómo (pelo, uñas, prendas de vestir, fotos) La tradición dice que cuanto mas parecido sea el muñeco mejor pues será de mayor semejanza, para el que no lo sepa (no es muy habitual) pero también se puede usar con animales. Lo que decía, no preocuparse si no resulta ser de grandes parecidos, en la magia lo que cuenta es la intención. Se pueden crear los muñecos con cera virgen, madera, arcilla, tela... mis favoritos son de arcilla y de tela. En varias ocasiones lo he elaborado con cera virgen, lo cuál no recomiendo por lo incómodo de manipular que es. En tal caso de que queramos modelar la semejanza, mejor usar la arcilla y hacer un agujero en la cabeza para rellenarlo con uñas, pelo etc... también podéis grabar su nombre y apellidos en la arcilla. Los de tela son los mejores para principiantes y son muy muy cómodos, hay que saber coser está claro. Estos podemos rellenarlos con distintos ingredientes como hierbas, imágenes, tierra, pelo, piedras y cristales y demás objetos que aporten poder al muñeco. Como acabo de decir, de momento solo es un muñeco creado para algún tipo de brujería. Hay que limpiarlo de energías externas (con incienso natural, palo santo, agua y sal, agua bendita y cosas parecidas). También hay que consagrarlo para su propósito y algo muy importante que leí es que habría que bautizarlo con el nombre y los apellidos de la persona a la que va dirigido.


Recuerdo una vez en la que no dude en usar un muñeco de vudú para un enemigo. Me procuré una camiseta suya usada de color rojo, arroz para el relleno, hierbas venenosas, un cordón negro y un pergamino con su nombre y apellidos. En una pequeña mesa puse una tela negra y limpia, tres velas rojas y distintas ofrendas para los espíritus tales como frutos secos, miel, cerveza, incienso... Sumergí los alfileres en agua y sal, dibujé en el pecho de muñeco una estrella de cinco puntas y le clavé los alfileres uno por uno dirigiendo todos mis deseos malintencionados contra mi enemigo, reteniendo su rostro en mi mente, al final de ello recité varias veces una invocación de venganza de un libro sobre vudú, lo recité cada vez mas rápido cada vez mas fuerte. Dejando que esas emociones me consumieran, después del pequeño ritual que monte me pegué un buen chute de cafeína y atraqué la nevera del hambre que poseía mi cuerpo en ese momento. Al caer la noche envolví el muñeco en una tela negra y lo llevé a un descampado lejos de mi casa, lo enterré bajo un árbol cuál me indicaron los espíritus para este trabajo y allí lo abandoné sin mirar atrás, hoy por hoy todavía cumple su función... aunque si os digo la verdad. Disfruté de mi embrujo.

A propósito de la invocación que usé:  
*Del libro: El Vudú de Hans Krofer*

Invocación para la destrucción y la venganza:

"Ven oh dios (nombre del dios invocado). Las poderosas voces de mi venganza rompen la quietud del aire y permanecen como monolitos de cólera sobre una llanura llena de ondulantes sierpes. Yo soy una máquina monstruosa de aniquilación de los fragmentos del cuerpo de mi enemigo (pronuncia su nombre completo).
Te invoco a ti, oh gran dios, y a todos los dioses que pueden ayudarme en mi venganza, para que me auxiliéis en la misma. Dadme la fuerza necesaria para consumarla hasta el fin y así logre destruir a mi enemigo (pronunciar su nombre completo) Ven,  oh dios y ayúdame a destruirlo. Dame una poderosa señal de tu auxilio. Gran hermano de la noche, tú que quieres ayudarme, tú que cabalgas en los vientos del vacío, que moras en la casa de los dioses celestiales, presentate ante mi enemigo (su nombre completo) y dispón de su mente para el martirio que le aguarda. ¡Oh gran dios, atraviesa sus pulmones, su corazón y su mente con el aguijón de tus escorpiones! ¡Hunde tu vengadora sustancia en su carne y sus entrañas para que me sea más fácil consumar mi poderosa venganza, tan justa como tú eres justo en tus favores! Acude a mí, gran dios y seré tu fiel esclavo eternamente"

5 comentarios:

  1. se me ocurren un par de personas a las que hechizar.... pero me da miedo de k se vuelva contra mi, no creo tener suficientes agallas...
    tengo muy claro k esto no es un juego y k me puedo arrepentir facilmente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos brujos, y nuestros dones nos permiten hacer cosas buenas y malas. Defenderte de un daño real no es algo malo, por eso hay que actuar de la forma mas justa posible e ir con todas las consecuencias. Un saludo!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Claro, podría subir varias ideas sobre como hacer un amarre y ya vosotros (los que gustéis) coger lo que os sea útil. Gracias por tus palabras.

      Eliminar