domingo, 13 de noviembre de 2016

Os quiero hablar de brujería

Este post comienza con la idea de plasmaros las ideas, pensamientos y reflexiones que he tenido últimamente. Seguramente habrá brujos en una fase mucho mayor que la mía en el camino aunque cuando se trata de aportar a otros lo que mejor hago es escribirlo y dejarlo aquí para quien desee leerme. No os hablaré sobre la brujería desde el punto de vista critico espiritual sino desde el punto de vista certero y científico. Dicho por alguien que sabe de la materia, estoy en equilibrio entre lo material y lo espiritual, eso es algo que me sorprendió puesto que por mi forma de ser y ver las cosas me consideraba alguien que vive de lo espiritual en cada momento, lo cual no es un pensamiento muy sano ante mi, nadie vive del aire, ni nadie vive de hechizos, salvo ciertos estafadores, mentirosos y charlatanes que se ganan la vida con la fe de las personas y lo usan para adquisiciones económicas elevadamente vergonzosas.

Soy nieto de un sacerdote, alguien que en mi familia paterna es muy considerado, respetado y consultado, una persona con la que mantener una conversación resulta refrescante y te lleva a reflexionar sobre la vida, él no cuestionara tu camino ya sea del tipo que sea y aunque a muchos les parezca raro es un sacerdote versado en distintos temas y uno de ellos es la física cuántica, las ciencias ocultas y por consiguiente conoce la historia de la brujería aunque no comparta los ideales, los respeta. Hoy en la comida hemos estado hablando sobre temas como la bilocación, la santa compaña, los poderes psíquicos y la meditación. Le comenté algo que me encanto de Encrucijada Pagana, un programa precioso que podéis encontrar en Youtube si queréis aprender diversos temas, al final me dijo algo que quedó grabado en mi cabeza: "Investiga, aprende, sigue tu camino. Pero no cortes el hilo entre la fantasía y la realidad" (No me lo dijo exactamente así, pero es lo que yo entendí. Si hacemos de todo esto lo absoluto, nos podemos volver personas paranoicas, esquizofrénicas, fanáticas, es algo bastante preocupante, y debemos razonarlo con calma, pero analizando nuestro hemisferio derecho del cerebro con la base del izquierdo. Muchas personas se pierden en las sombras, enloquecen, exageran y se creen todo lo que leen o les cuentan. En este mundo de brujería, en el sendero torcido no debemos creernos lo que nos digan, por muy famoso sea el brujo, por muy alto que sea su cargo, por muchas experiencias y poderes que diga tener, porque para empezar, ningún brujo que se respete así mismo y a su arte presumirá de sus dones. En este sendero hemos de experimentarlo y vivirlo, debemos llegar hasta la certeza, no la certeza de los demás, sino la nuestra, conseguir que eso tan espiritual que amamos, se pueda palpar como una manzana llena de magia curativa, como el fuego, prueba esencial del espíritu, así debe ser, con una mano en los cielos, sin dejar de pisar la tierra. Por ello, meditarlo, escribirlo, hacedlo en serio, y no os dejéis llevar por la palabrería y la fantasía, recordar que la magia también tiene parte de ciencia, y la ciencia explica el porqué de las cosas, y en esta vida, las cosas siempre ocurren por algo.
Porque las plantas pueden curar, porque la luna tiene poder sobre nosotros, porque los alimentos bien escogidos nos otorgarán fuerza y bienestar, porque el espíritu puede descender y elevarse. Todo ello tiene explicación, base y una ciencia detrás. 

No sé si con este post os haré pensar o si no tendra sentido para vosotros, pero creo que tiene mucho sentido, y merece ser reflexionado.
Brujería y ciencia son dos palabras que fundidas como la cera forjarán solo una cosa: El Oficio. 

*Muchas veces es necesaria la "Incorporación Científica a un espectro espiritual"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada