lunes, 17 de julio de 2017

Respeto hacía lo que nos rodea

Respeto hacía la vida y la muerte, respeto a los que están y a los que se fueron, amor a lo que nos rodea, todos dicen respetar el equilibrio pero ninguno lo demuestra con los detalles más insignificantes, entonces pienso que no entienden nada en absoluto. Ser brujo es mucho más de lo que la gente piensa, respetamos los aspectos de la vida sabiendo que toda vida es necesaria, sagrada y debe ser respetada, al igual que sabemos que no debemos jugar con la muerte molestando a los difuntos, a muchos de ellos que ni conocemos, todavía hoy veo como personas ignorantes en mi opinión siguen metiendo la nariz donde nadie les manda jugando a la ouija o acudiendo a cementerios y otros lugares donde la voz popular dice que se hayan espíritus, muchos me preguntan que porqué tengo miedo de esas cosas si mis prácticas están relacionadas. No tengo motivos para acudir a un lugar donde hay espíritus intranquilos, porque no sé cómo fue su vida, nose si fueron personas con problemas familiares o mentales, nose si fueron personas maltratadas o incluso personas violentas, criminales o simplemente malas, por estos motivos no meto la nariz desde hace mucho donde nadie me llama porque hay consecuencias, estas consecuencias no tienen porqué ser instantáneas del tipo poltergaist, pueden ser consecuencias que lleguen a nosotros con el tiempo después de haber molestado a ciertos espíritus que realmente no sabemos si desean ser ayudados, personalmente creo que si un espíritu llega a ti con el deseo de ser ayudado y te demuestra que no quiere hacerte mal sino que sólo quiere una ayuda para encontrar el camino, debes ayudarlo. Desde hace unos meses me vienen personas diciéndome los problemas que les ha traído jugar con los muertos, siempre estoy dispuesto a emplear mi oficio para ayudar a otras personas si éstas lo merecen, pero si éstas personas lo que han hecho es molestar a los muertos y luego reclaman mi ayuda, a éstas personas las diré que se vayan por donde han venido, y les aconsejare sobre como reparar el daño y las molestias causadas a los espíritus, pero no les ayudare por mi mano, porque simplemente es culpa de ellos y no de los espíritus el haberse enfadado, yo también me enfadaria si estando muerto viniesen a molestar mi espíritu, esté en las condiciones que esté. 


En cuanto al respeto, esto es una responsabilidad de la que muchas personas no se hacen cargo, ni respetan la vida, ni tampoco la muerte, por lo tanto, no respetan nada, la vida es insignificante entonces y a esta gente le da igual matar por deporte, o simplemente dañar, ya sean árboles, plantas o personas, si no respetas la vida te será muy difícil no causar daño a todo lo que te rodea, y toda vida es sagrada y necesaria, no debemos pensar que somos imprescindibles para el mundo porque no lo somos, simplemente somos un granito más de la montaña, y a lo que viene cuando llega el día de morir, no le importará tu forma, tamaño o capacidad, la muerte le llega a todo lo que vive porque forma parte de nosotros.

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo contigo, yo por ejemplo no trabajo con desencarnados, no tengo contácto con este tipo de espíritus, y además es lo que se suele recomendar, por todo lo que has comentado.

    ResponderEliminar